Cargando...

Angola

Dirección de Obras

  • Fecha:
    19/12/2016
  • Categoria:
    Internacional

Trabajar en Angola. El reto de abrir camino (1ª parte)

Desde que acabé mis estudios de Arquitectura en Enero de 2008, siempre había querido ver qué había más allá del horizonte, era un culo inquieto. Coincidió que la Ingeniería en la que trabajaba,  Ingeniería y Gestión del Sur,  habían empezado a explorar otros mercados internacionales y estaban buscando técnicos voluntarios para trabajar en Angola. Todo esto junto, me empujó a aceptar el puesto y empezar a construir de cero, sin ningún medio propio, en un país totalmente desconocido para mí.

Voy a intentar escribir una serie de pequeños artículos que recojan mis experiencias. Lejos de pretender ser guía, ni de dar consejos, sólo quiero reflejar el recuerdo que me ha quedado después de haber trabajado en ese país durante año y medio.

Nao estou com saudades de nada, foi uma boa experiência vital, mais nao ultrapasou a minha alma. Aprendí muito, conhocí muitas perssoas e lugares muito giros. Pero mais nada.

INTRODUCCIÓN

Lo primero que hice fue lo que casi todo el mundo hace, buscar Angola en el Google: “La República de Angola es un país situado en el suroeste de África. Limita con Namibia, la República Democrática del Congo, Zambia y el océano Atlántico. Su capital es Luanda. Fue una antigua colonia portuguesa, que tiene recursos naturales considerables, entre los que se destacan el petróleo y los diamantes. Su sistema de gobierno es la democracia multipartidista, con un régimen fuertemente presidencialista”.

Lo segundo, apuntarme a un curso de portugués. Si vas a otro país a ganarte el sustento, aprender su idioma, por parecido que sea al nuestro, es una muestra de respeto que siempre se agradece y te abre muchas puertas.

 CONTRASTES

¿Porqué he llamado a este primer capítulo contrastes?, pues sin querer entrar en lo fácil, por varias razones:

1. Viniendo en aquel momento de un país occidental, moderno y desarrollado, el contraste de la imagen inicial que ofrece el país era de caos frente al “orden” que se respiraba en España (año 2008). Lo más triste de todo es que cuanto más conoces Angola más te das cuenta de lo que cambia es únicamente las formas, pero el fondo es muy parecido y si no observar:

2. Casi no hay clases medias, sólo ricos o pobres. Los ricos machacan a los pobres y los explotan, pero cuando alguien humilde asciende, normalmente no se acuerda de su origen y pasa a maltratar a los que tiene debajo.

3. Los únicos negocios que prosperan entre la población son la alimentación y la telefonía móvil y por supuesto el amor por los grandes coches (herencia portuguesa). No puedes comprar nada pero si tienes saldo en el móvil y un buen carro eres el rey.

4. La corrupción es generalizada en todos los estamento de la vida, gobierno, policía, trabajo diario, pero sólo se airean los casos que interesan para quitarse de en medio a los que molestan.

5. La sanidad es privada, la buena, cuando alguien no puede pagar una cura específica, se le deja morir a la puerta del hospital. La sanidad pública que atiende a la inmensa mayoría de la población casi no cuenta con medios y depende, en gran medida, de la Cruz Roja internacional y ONGs.

Se nos dio el caso de tener a la niña de una de nuestras trabajadoras ingresada con paludismo y de estar siendo tratada sólo con Paracetamol. El tratamiento que le compramos de forma privada costaba 7 euros en dos medicinas y gracias a ellas se le salvó la vida a una niña de un año. Es un país en el que las comisiones de cualquier negocio suelen rondar del 15 al 35% del valor total de la inversión y que queda en manos de los dirigentes que lo tramitan, se espera algo más de equidad no?.

6. La educación es de risa, los niños andan por las pocas carreteras que existen de un pueblo a otro, una media de una hora, para llegar a la escuela, a veces no existen aulas cubiertas. Los niños llevan dónde sentarse con los libros, unas veces es una lata, otras una silla. La puntualidad, en esas condiciones, no existe.

7. Las inversiones en el país están condicionadas a los créditos al derecho del petróleo, y son los chinos los que acaparan la mayoría de las grandes inversiones en infraestructuras en el país, construyendo a precio de oro, y ejecutando a precio de barro.

8. No hay una idea general de qué imagen se quiere dar del país, los planes de crecimiento no se estudian, se generan a base de comisiones, y así, se han asfaltado calles, que después se han demolido para meter el alcantarillado y volver a urbanizar.

La disculpa principal de este país es que es un país muy joven, desde 1975 es independiente de Portugal, tras cuatro años de guerra, y hasta 2004 no se ha estabilizado como “democracia” después de una guerra civil fratricida entre la Unita y el MPLA.

La esperanza de vida no llega a los 50 años, así no se genera una experiencia social que pueda ser transmitida a las siguientes generaciones, un pueblo siempre joven es siempre inexperto. Cualquier proceso de mejora cultural implica siempre un desarrollo en varias generaciones.

La aparición del petróleo no ha mejorado estas circunstancias, habiendo gente que se sienta debajo de un árbol esperar su oportunidad de pelotazo. Cualquiera que conozcas allí tiene un amigo, conocido, etc, con influencias que puede ayudarte en tu negocio, Desconfía.

Por apuntar algo que sí me gustó y que es diferencia fundamental con España, es que tras la cruel guerra civil vivida y la también cruel guerra de independencia con Portugal, han olvidado ya las heridas de ambas, ya no existen bandos en Angola y vuelven a mirara Portugal como una madre. De hecho los ricos manda a sus hijoa a formarse allí para que formen parte de la élite que gobierna el país. (demasiadas coincidencias con el modelo que otros quieren implantar aquí no?)

Seguir leyendo artículo  (TRABAJAR EN ANGOLA. ENTRE DOS CIUDADES)

Compartir